Liposuccion con Laser

lunes 29 de marzo de 2010

La liposucción láser es un método para remover grasa que utiliza tecnología láser. La técnica usa un láser para disolver la grasa y estirar la piel que la rodea, además se puede aplicar en prácticamente cualquier lugar del cuerpo. Este procedimiento se hace en un consultorio y no necesita anestesia general.

Lo primero que hace el médico es marcar las áreas a tratar y aplicar anestesia local, luego, con una herramienta similar a un bolígrafo, apunta la luz cerca a la piel. En cuanto el láser es encendido, las células de la grasa comienzan a romperse. El fluido liberado durante el procedimiento, es drenado por el cuerpo de forma natural, a través del sistema linfático. El láser produce poco sangrado y menos inflamación, además afecta al colágeno en la piel por lo que la recuperación es mejor. Cada sesión dura entre 30 y 45 minutos.

Después de la liposucción láser pueden aparecer hematomas, que desaparecen en 2 ó 3 días, pero el procedimiento por sí mismo es indoloro.


Dependiendo del área tratada se pueden necesitar prendas que ejerzan presión sobre el cuerpo, con el fin de reducir la inflamación. La mayoría de las personas que se someten a la liposucción láser, vuelven a su rutina diaria dentro de las 24 horas posteriores a la misma. En caso de tener dolor, este puede ser aliviado con analgésicos suaves.

La liposucción láser es para personas saludables, sin sobrepeso, que tienen un estilo de vida activo y que tienen acumulaciones de grasa que no han podido perder con dieta o con ejercicio.

Esta técnica para perder peso ha sido diseñada para tratar acumulaciones localizadas de grasa en las siguientes áreas: cintura, papada/cuello, muslos, caderas, brazos, glúteos, rostro (excepto alrededor de los ojos) hombres con glándulas mamarias prominentes, nuca y monte de Venus.

La liposucción láser es excelente para remover grasa localizada, por lo que en cada sesión se pueden disolver hasta 3500 mililitros de grasa, pero aunque es un procedimiento muy seguro, hay contraindicaciones que deben ser tenidas en cuenta. Las personas que padecen diabetes, problemas del hígado, enfermedades circulatorias, en los riñones, problemas cardiovasculares o en la piel, no son buenos candidatos para la liposucción láser.

La pérdida de grasa que se logra con este procedimiento es semi-permanente. Si se gana peso, las acumulaciones de grasa volverán a estar presentes tanto en las áreas tratadas como en las no tratadas. A pesar de que los fabricantes de los aparatos, utilizados par hacer liposucción láser, y los médicos que la practican afirman que se trata de un procedimiento que elimina totalmente las células de la grasa, es mentira que exista alguna técnica que logre hacerlo. La mejor forma de mantenerse en forma luego de la liposucción láser es haciendo ejercicio y cuidando la dieta.

Tras el procedimiento el área, donde fue aplicado, se verá más tonificada, compacta y reducida. Dentro de las 6 a 8 semanas siguientes, la piel y las zonas cercanas se ajustarán al contorno del cuerpo. El cambio de forma es un proceso gradual y los mejores resultados se verán 2 meses más tarde.

Por último es importante tener presente que los resultados varían de persona a persona, además el número de sesiones depende de las expectativas individuales y de las áreas que se quieran tratar, pero en la mayoría de los casos con 2 ó 3 se logran los resultados esperados.

Fuente: Vivir salud

http://www.wikio.es