Adonis y vigorexia

Posted 23:55 by Ana in Etiquetas: , , ,
Una asociación atiende a 8 jóvenes con vigorexia, una obsesión que se traduce en el afán desmedido por tener más músculos

Pierden la noción del tiempo en el gimnasio, hacen ejercicio horas y horas para tener más músculos, suelen pesarse varias veces al día y en sus constantes consultas al espejo, aunque tengan un cuerpo atlético, se ven enclenques. La vigorexia o complejo de Adonis todavía no está reconocida como enfermedad, pero se estima que la padecen cuatro de cada 10.000 personas. La Asociación en Defensa de la Atención a la Anorexia Nerviosa y Bulimia (Adaner) ha recibido ocho casos desde septiembre pasado. Todos entre 16 y 23 años. Esa es una de sus características: afecta a personas jóvenes. Y más a hombres que a mujeres. De los casos que atiende Adaner, siete son chicos.

"Todos los días van al gimnasio y están horas machacándose el cuerpo", explica Rosa Sanz, la delegada de la asociación. Hasta septiembre pasado, Adaner no atendía estos casos, pero ya llevaba muchos años recibiendo consultas sobre este trastorno emocional. Finalmente, la llegada de ocho casos casi en bloque el pasado otoño llevó a la asociación a crear cauces para darles apoyo. "Nosotros no le damos tratamiento, pero les ofrecemos talleres de autoestima y de imagen corporal", explica Sanz.

Al igual que en la anorexia, existe una obsesión enfermiza por la figura y una distorsión de la propia imagen. Pero mientras la anoréxica se ve gorda, el vigoréxico siempre se ve débil, falto de musculatura. Pocas veces son ellos los que acuden a Adaner pidiendo ayuda. En la mayoría de las ocasiones son los padres o las novias las que detectan que no es normal tanto ejercicio físico. Sanz cuenta que uno de los chavales a los que atiende la asociación se tiraba desde las cuatro de la tarde a las once de la noche en el gimnasio. "Las novias notan la falta de relaciones sociales, que su vida se reduce al gimnasio y a mirarse en el espejo", cuenta.

El afán con tanta paliza al cuerpo no es adelgazar, sino ganar musculatura. Por lo que se conoce hasta ahora de este trastorno, está vinculado a ciertas alteraciones bioquímicas cerebrales, aunque también tiene un componente psicológico. El culto al cuerpo y los estereotipos corporales de estos tiempos se alían en su contra. "Se miran más en los cuerpos que ven en la tele y quieren tener el abdomen como una tableta de chocolate. Piensan que así las niñas los van a mirar más", detalla la delegada de Adaner. Otra de las características de la vigorexia es precisamente la baja autoestima, un rasgo que comparte con la anorexia.

Los vigoréxicos llevan dietas desequilibradas, basadas en los carbohidratos y las proteínas para favorecer la hipermusculación. Incluso no dudan en recurrir al uso de anabolizantes y hormonas para acelerar el proceso. Debido al sobreesfuerzo físico, la dieta desequilibrada y los esteroides, las complicaciones no tardan en surgir. El riesgo de padecer enfermedades y lesiones aumenta, puede aparecer disfunción eréctil, además de deformaciones óseas y problemas articulares. En algunos casos, el trastorno puede ser mortal ya que se atrofia el corazón por el aumento de su tamaño.

Pese a que todavía no se conoce mucho sobre la vigorexia, su identificación se hizo hace ya más de una década por parte del equipo del psiquiatra estadounidense Harrison Pope tras el estudio de una muestra de los nueve millones de personas que acuden a los gimnasios en ese país.

La obsesión del vigoréxico sin embargo no es lo mismo que el afán de una persona normal por hacer ejercicio físico. En este caso, no hay una distorsión de la imagen corporal y la adherencia a la práctica deportiva se debe sobre todo a procesos fisiológicos, por la secreción de endorfinas. En la vigorexia, sí existe una imagen distorsionada del propio cuerpo y el ejercicio se hace más por una obsesión psicológica.

Además del complejo de Adonis, también hay quien la denomina como la anorexia reversa. Aunque tiene características comunes con esta patología -como la obsesión por el cuerpo, la autoimagen distorsionada, la baja autoestima o la modificación de la dieta- también tiene diferencias que la distinguen claramente de ella. La anorexia es una enfermedad que padecen mayoritariamente mujeres; éstas siempre se ven obesas y suelen usar laxantes o diuréticos para perder peso. La vigorexia es un trastorno fundamentalmente masculino; quienes la sufren suelen utilizar anabolizantes para hacer músculos y aunque los consigan siempre se ven débiles.

Fuente: Malagahoy.es

http://www.wikio.es

0 comment(s) to... “Adonis y vigorexia”

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada