Consejos para adelgazar sin dieta

martes 25 de mayo de 2010

Para los que vivimos en el hemisferio norte ya hace calor todos los días. Si como yo estás cerca de la playa o tienes una piscina que te tienta cada vez que la miras, también te tentará ir a tu closet y sacar el traje de baño que mejor te quede.

Quizás el calorcito sea la mejor justificación para comprar un bañador de temporada, donde tu piel y tu cuerpo quedaran expuestos a miradas y comentarios de todos, y claro a esa voz interna que te habla cuando te miras al espejo y te deja saber que en los últimos seis meses comiste demás. Esa es la misma voz que te hace esta pregunta:

¿Cómo puedo adelgazar sin sufrir? Sigue leyendo:

1. Come lo que te gusta Light. Una de las maneras más fáciles de comenzar a adelgazar, es comiendo alimentos que te encanten. Por ejemplo si te vas a comer una pizza, lo cual no te recomiendo para obtener verdaderos resultados, hazlo con queso bajo en grasa. Para disfrutar de un helado, utiliza la misma fórmula o cambia el helado de crema, por un ‘sorbet’.

2. Toma agua. Olvídate de las sodas, aunque sean de dieta. Si vas a tomar vino, tomate una copita sólo dos veces por semana. A cada copa añade un chorrito de agua mineral. Las sodas y las bebidas alcohólicas son riquísimas en azúcares. Haz la prueba, no solo ayudará al proceso de perder peso, tu piel mejorará considerablemente.

3. Come hasta la saciedad. Las ensaladas, bajas en calorías y ricas en vitaminas y antioxidantes, siguen siendo las reinas. ¡Cuidado con los aderezos! Prepáralos en casa. Te recomiendo este: Sal, pimienta, el jugo de un limón y aceite de oliva extra virgen. No falla en cuanto a sabor y contenido calórico. Si te aburre, sustituye la sal y el limón por salsa de soya baja en sodio.

4. Lee el contenido nutricional de las etiquetas. Así no te equivocarás. Sabes que si el alimento que consumas contiene gramos de carbohidratos y grasa en exceso, inevitablemente estarás cometiendo un pecado, sobre todo si lo haces después de las 6 de la tarde. Te arrepentirás a los pocos minutos de degustar tu antojo.

5.  Usa la psicología. Una porción pequeña servida en un plato ...
grande, te dejará insatisfecho sin duda. En cambio, una porción igual de pequeña que replete un plato más pequeño, te dará la señal visual que necesitas, aunque quizás no sea lo más adecuado estéticamente hablando.

6. ¡¡¡Comparte!!! En la gran mayoría de los restaurantes sirven porciones lo suficientemente grandes como para satisfacer a dos. Piénsalo, comerás la mitad de las calorías, gastarás la mitad de la plata.

7. ¿Alergia al ejercicio físico? No estás solo en el mundo. Te propongo varias soluciones que queman calorías. Disfruta del sexo, excelente quemador calórico; deja el coche en casa y si la ciudad donde estás te lo permite camina cada día. De lo contrario, estaciona tu coche los más lejos de la entrada que puedas y camina. Por último, olvídate de la existencia de los elevadores, todos los edificios tienen escaleras que te harán recuperar la forma este verano.

8. Sumar y restar. Si estás acostumbrado a comer golosinas como, papas, galletitas o dulces entre comidas, réstalas y empieza a sumar frutas y todo tipo de frutos secos. Si te gana el deseo por un chocolate, trata que sea oscuro y con poco contenido de azúcar. Además, el chocolate oscuro es antioxidante y una excelente fuente de magnesio, hierro, potasio. A fin de cuentas después de un chocolate estarás de buen ánimo todo el día.

9. Salta una comida de vez en cuando, funciona. Los médicos y nutricionistas no lo recomiendan. Personalmente he comprobado que si dejo de cenar dos veces por semana adelgazo. Ojo, ni se te ocurra saltar el desayuno, esta es la comida más importante del día.

10. Fuerza de voluntad intacta. A fin de cuentas los tips que acabas de leer no son tan difíciles de lograr. Intenta seguir estos consejos por un periodo de cuatro semanas, luego inténtalo cuatro semanas más. Mucha suerte, hasta la próxima y recuerda que:

"la belleza viene de adentro hacia afuera".

Fuente:  www.7dias.us


http://www.wikio.es