Las dietas absurdas

lunes 3 de mayo de 2010

Hoy la globalización de la información, ha llevado a seguir diversas dietas, solo guiados por comentarios de gente anónima, por ello, sin una real supervisión médica lo que logran es perjudicar nuestra salud.

El bajar de peso se vuelve para muchos en una obsesión, lo que nos lleva a buscar por diversos medios, información sobre dietas y tratamientos que nos ayuden a perder los kilitos de más que ganamos cada vez que hay un descuido en la alimentación.

Miles son las formas que hemos escuchado y que nos han recomendado para bajar de peso, sin embargo, muchas de ellas son inadecuadas, incluso, pueden dañar nuestra salud, provocando múltiples secuelas en nuestro cuerpo.

Las llamadas dietas absurdas son un ejemplo de lo que no debemos hacer para lograr nuestro objetivo, el bajar de peso. Son llamadas absurdas, porque son irracionales y no tienen ninguna base médica que las avale.

Los profesionales de la salud no cesan en recomendar que lo más adecuado es acudir a un especialista, que luego de realizar los exámenes de rutina, determinará cual es la dieta mas adecuada. Asimismo, recalcan que no se deben tomar productos adelgazantes sin que un médico se los haya recetado, así como tampoco creer todo lo que sale en los distintos medios que ofrecen resultados milagrosos.


Ejemplos de dietas absurdas

-Adelgaza comer antes de las ocho de la mañana, porque supuestamente lo que ingieras antes, no contará, mientras que las administradas después de esa hora si lo harán.

-Ayuda a perder peso hacer una sola comida al día. Lo más probable es que si comes solo una vez al día, al final estés dispuesta a arrasar con toda tu nevera.

-Los alimentos crudos evitan el aumento de peso. Esta no es para nada recomendable por los especialistas, ya que no se aprovechan plenamente las proteínas ni los componentes de los alimentos, por ende, provocan déficit nutricional. En el caso de las carnes crudas, desde la parte sanitaria es poco aconsejable, por la posible presencia de parásitos o bacterias.

-Las populares dietas del jugo de limón y de la toronja. Los ácidos en exceso pueden ser perjudiciales para el organismo, especialmente para la dentadura. No hay bases científicas para decir que los jugos disuelven las grasas, y que tal como dicen sus defensores, tomando en abundancia y en ayunas es saludable para el cuerpo.

-La dieta del ajo, la cual consiste en pelar un diente de ajo e insertarla en el ombligo de la persona, esto provocaría que la persona que quiera picar entre cada comida, renuncie a este habito. Esta dieta es más bien psicológica y se hizo popular en los trabajadores de cocinas y restaurantes.

Fuente: Terra

http://www.wikio.es