No todo lo light adelgaza

lunes 31 de mayo de 2010

"No todo lo que brilla es oro”, reza el refrán; pero si lo ajustáramos a otro contexto, bien podríamos decir: “No todo lo que es light, es sano”. Así que aquellas personas - mujeres y hombres, porque hoy hasta los hombres se cuidan en exceso-, que pretenden cuidar la línea a través del uso continuo de productos de este tipo, probablemente no están haciendo lo adecuado para protegerse de la grasa, calorías y anexos.

Nélida Beltrán Pérez, especialista en nutrición, advierte que para empezar, es necesario que los usuarios o consumidores de productos “ligeros”, sean conscientes de que la palabra “light” o las leyendas -“bajo en sal, reducido en azúcar”- que aparecen en algunos alimentos, “no significan que sean adelgazantes, aunque su aporte calórico es inferior comparado con el alimento al que imitan. Ojo, a pesar de ser productos light, muchas veces tienen grasa y azúcar”.

Por eso es que no es recomendable seguir una dieta a base de alimentos light, pues al final de cuentas la suma de ellos representa una serie de calorías que sin lugar a dudas encontrarán un lugar en el cuerpo.

Además, Nélida advierte que en exceso, los productos light “pueden llevar a una deficiencia de nutrientes, principalmente de vitaminas liposolubles, por lo que si eres una persona con buenas condiciones de salud no es necesario recurrir a este tipo de productos”.

No obstante, la especialista reconoce que en algunos casos sí hay productos light recomendables (los lácteos y las mermeladas, entre otros), si se tienen algunos padecimientos, pues “nos permiten limitar el aporte tanto calórico como de ciertos nutrimentos en pacientes que tienen obesidad, diabetes e hipertensión; sin embargo, no se les recomienda su uso exclusivo, ya que el verdadero secreto esta en aprender a comer”.

Lo que no puede faltar

Antes de elegir o adquirir en el súper mercado un producto light, es recomendable echar un ojo en las etiquetas del mismo, en las cuales es posible encontrar cuál es valor nutrimental de aquello que estamos por comprar.

Pero hasta en este caso, Beltrán Pérez destaca que hay que poner mucha atención y quién sabe, a lo mejor hasta sacar la calculadora para descubrir con precisión qué es lo que nos quieren decir a través de dichas etiquetas.

“Las etiquetas de los alimentos detallan el verdadero contenido calórico por porción del alimento que consumes. Muchas veces leemos la cantidad de calorías que aporta el alimento sin tomar en cuenta las porciones, asumiendo que todo el paquete tiene pocas calorías, pues esto es un error que frecuentemente se comete,  ya que muchas veces una porción te aporta pocas calorías por una o media pieza de ese alimento; también hay que fijarnos en el contenido nutrimental de lo que comemos, volvemos a retomar lo importante, es cuanto como y de que alimento lo consumo”.

Y en este caso, la especialista dicta un ejemplo: “algunas veces un alimento puede no tener azúcar pero tendrá mucho más sodio que un alimento normal, recuerden que el sodio también es importante y su exceso causa problemas de salud como retención de líquidos e hipertensión arterial”.

La magia, un cuento de hadas

Si la magia existiera, en manos de genios, hadas, magos o brujas, seguramente uno de los deseos más socorridos sería el lucir un cuerpo esbelto y derrochar belleza por doquier. Pero lamentablemente esto es sólo un cuento chino, pues no hay forma de que alguien pueda mejorar su apariencia de la noche a la mañana; ni las cirugías plásticas lo logran, pues luego de efectuarlas es necesario un periodo de rehabilitación.

Aclarado el punto, sobra decir que no existen alimentos que puedan provocar en las abundantes carnes una disminución casi inmediata, sin modificar los hábitos alimenticios o el estilo de vida (completamente sedentario, en muchos casos), como lo anuncian diversos productos en el mercado.

“La única manera de comenzar a perder peso saludablemente es comiendo lo que el cuerpo necesita, en calidad y cantidad; no pretendamos bajar 10 kilos en una semana si hemos tardado seis meses en ganarlos, no pretendamos untarnos un gel ó tomarnos un té y que éste solito desbarate la grasa que hemos acumulado por exceso de energía y mala alimentación, si eres de los que cree que bajar de peso requiere poco esfuerzo, una vez más no tendrás éxito aunque compres todos los productos mágicos”, puntualiza.

Vivir ligero sin alimentos light

Nélida Beltrán Pérez recomienda:

1.- Decídete a generar un cambio en tu estilo de vida.

2.- Aprende a comer en cantidades adecuadas para tu estatura, edad y actividad física.

3.- Acude a un nutriólogo ó médico especialista en nutrición para que te oriente en cuántas calorías debes consumir al día y cómo equilibrar tus alimentos.

4.- Lee las etiquetas de los alimentos, no están de adorno.

5.-Haz mínimo 30 minutos de ejercicio todos los días.

6.- Toma al menos ocho vasos con agua al día.

7.- Relájate, recuerda que el exceso de estrés, también favorecerá que ganes peso

8.- Enséñate a comer ligero sin productos light, con las verduras y frutas que te proporcionan gran cantidad de vitaminas, minerales, fibra y pocas calorías. Por ejemplo, en lugar de comer una barra de cereal light que aporta en promedio 90 kilocalorías, puedes consumir media taza de fresas con cinco almendras y una cucharada de queso cottage, por menos de 80 kilocalorías.

Como comprar:

Antes de adquirir un producto de los denominados light, revisa la etiqueta, en especial la tabla nutrimental y compara la lista de ingredientes y su composición energética, con los productos regulares.

Analiza la porción y decide si vale la pena adquirirlo para incluirlo en tu dieta diaria.

Fuente: www.informador.com.mx

http://www.wikio.es