La dieta Weightwatchers

Posted 01:20 by an in Etiquetas: , , , , , ,
Eva Oliva no es muy alta. Cuando hace unos años empezó a engordar, llegó un momento en que, tal y como ella dice entre bromas, «era más fácil saltarme que rodearme». Llegó a probar todo tipo de dietas, medicamentos y potingues, pero el éxito que obtuvo fue siempre efímero. Volvía a recuperar el peso que había perdido «y un poco más», admite.

Por casualidad conoció el método estadounidense Weightwatchers y al principio acudió a él sin demasiada fe, «era el enésimo intento que hacía por adelgazar y la verdad es que pensé que tampoco esta vez funcionaría», recuerda. Sin embargo, Eva no sólo perdió 11,5 kilos, sino que lleva alrededor de un año sin recuperar un sólo gramo.

Las fotos del antes y del después no parecen de la misma persona. Ahora tiene un aspecto mucho más joven y «me encuentro mejor porque además tengo ganas de arreglarme, de salir...», dice. Tal fue (y es) su entusiasmo que cambió de trabajo y ahora se ha convertido en una de las monitoras que Weightwatchers ha formado en nuestro país para tratar de dar a conocer esta forma de perder peso.

LOS PUNTOS.

A sus impulsores no les agrada demasiado la denominación, pero lo cierto es que a muchos el plan Weightwatchers puede que les suene más como la dieta de los puntos.

«No nos gusta ni lo de dieta, porque da una idea de restricción que no responde al planteamiento general y, además, está en desuso; ni lo de los puntos, porque parece que se trata de algo poco serio», apunta Marius Foz, asesor de Weightwatchers, profesor emérito de la Universidad de Barcelona, antiguo jefe de servicio de Medicina Interna del hospital Germans Trias i Pujol (Badalona) y uno de los fundadores de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO).

¿En qué consiste esta puntuación? Cuando una persona decide emprender el programa se le asigna un número de 'points' (puntos en inglés) en función de su edad, la estatura, el peso actual, la actividad física que realiza normalmente, su sexo y el peso que necesita perder.

Por otra parte, se le proporciona una amplia guía que recoge cientos de alimentos y bebidas con su correspondiente valor de puntos (en función del tamaño de la ración y de su forma de preparación). El 'secreto' para perder peso estriba en no sobrepasar la puntuación que cada cual tiene asignada para cada día. Ante este razonamiento, en apariencia tan simple, muchos podrían pensar que comiendo alimentos altamente calóricos, por ejemplo, a la hora de la comida y evitando el desayuno y la merienda y, luego, haciendo una cena muy frugal se podría lograr el éxito; pero no es así.

«Saltarse comidas o no llegar a los puntos necesarios es contraproducente», aclara Foz. «Se pica más, se entra en un estado de ansiedad por la comida y se favorece la voracidad», resume el especialista.

En realidad, el sistema de puntos no es más que un método orientativo para ir adquiriendo nociones de lo que es más saludable y lo que se debe restringir en una dieta cotidiana. «Es importante que el paciente conozca las propiedades nutricionales de los alimentos para que entienda por qué debe dar preferencia a unas cosas sobre otras y logre diseñar menús equilibrados a su medida. Así se evita el efecto yo-yo [ganancia del peso perdido al abandonar un régimen] y el mecanismo regulador del organismo que conduce al estancamiento una vez se ha adelgazado algo», explica el experto.

De hecho, Weightwatchers aboga por la adopción de una serie de costumbres nutricionales totalmente acordes con las indicaciones que puede ofrecer cualquier médico. Por ejemplo, recomienda la limitación de la carne roja en favor de las magras y de las aves. Recuerda que se debe emplear poca grasa y decantarse por el aceite de oliva, de maíz o de colza para cocinar o aliñar.

También ofrece una gran variedad de consejos e, incluso recetas, para confeccionar una dieta equilibrada, variada (la monotonía es una de las principales causas por las que fracasan las dietas), derribando mitos como que la pasta engorda lo indecible, que las patatas deben desaparecer del menú o que las legumbres han de pasar a un segundo plano. Por otra parte, se insiste en la necesidad de asegurarse un aporte óptimo de calcio (que no se encuentra únicamente en la leche y sus derivados) y de seguir la regla de ingerir cinco raciones diarias de fruta y verdura. Asimismo, se hace hincapié en el ejercicio físico y en el adelgazamiento paulatino.

«En realidad, no se está descubriendo nada nuevo. De lo que se trata es de conseguir que progresivamente se introduzcan una serie de cambios en los estilos de vida, que finalmente se asuman como algo natural, y que no sólo favorezcan la pérdida del peso sobrante; sino que esta situación se mantenga, que es lo realmente difícil», apunta Bárbara Ferguson, directora de la empresa Weightwatchers en España.

LA UNIÓN.

Pero sin duda, lo que marca la diferencia con respecto a otras formas de adelgazar es la importancia que en Weightwatchers se concede a las reuniones semanales. Cada siete días, los socios acuden a un encuentro -en la actualidad se celebran alrededor de 400 en puntos diversos de diferentes ciudades españolas- dirigido por una monitora como Eva.

Al llegar se les controla el peso en privado (hacerlo público es una decisión de cada usuario) y se anota en su ficha. Asimismo, se les hace entrega de un fascículo que contiene un capítulo del programa, que puede estar dedicado al ejercicio, a la importancia de la dieta equilibrada, a los alimentos de temporada y la manera de prepararlos, a las celebraciones, a la compra...

«Es importante dar esta información gradualmente porque, de lo contrario, no da tiempo a asimilarla», apostilla la monitora.

A continuación, se inicia un intercambio dinámico -dura aproximadamente entre 45 minutos y una hora- en el que el monitor resume las pautas generales del capítulo que se va a iniciar y los socios plantean sus dudas acerca de ciertos alimentos, de conceptos de fascículos anteriores que han ido leyendo a lo largo de la semana, etcétera. Además se aplauden los progresos de las socias que de tres en tres kilos van recibiendo pequeños premios ('pins' que les recuerdan sus logros) y éstas exponen cómo se sienten, qué dificultades han encontrado al adaptar el método, si han tenido momentos de flaqueza e, incluso, intercambian recetas para preparar alimentos ricos con pocos puntos.

Y es que, tal y como se ha reflejado en numerosas ocasiones en la literatura médica, adelgazar en grupo es más fácil y duradero que emprender esta tarea en solitario.

Quizá la evidencia más reciente de esta teoría se publicó en la revista 'The Journal of the American Medical Association' ('JAMA') en 2003. El trabajo, realizado con hombres y mujeres obesos de entre 18 y 65 años que siguieron, bien un programa de adelgazamiento estándar, bien el procedimiento Weightwatchers concluyó que, aunque en ambos grupos se lograron tasas de adelgazamiento bastante aceptables, únicamente los socios de este método lograron mantenerse después de dos años de seguimiento.

De hecho, en países en los que Weightwatchers tiene mayor implantación (EEUU, Alemania y Reino Unido, fundamentalmente) los especialistas lo aconsejan a sus pacientes. Además, las autoridades británicas decidieron financiarlo, al menos en parte, a los pacientes con necesidad de adelgazar.

«Una pérdida de peso modesta ya aporta grandes beneficios [sobre todo en cuanto a los parámetros que miden el riesgo cardiovascular] y lo importante es conservar ese beneficio», recuerda Marius Foz.

LIMITACIONES.

Aunque 'a priori' cualquiera puede beneficiarse del método, hay ciertas restricciones. En principio, todos los adultos con sobrepeso pueden acudir a Weightwatchers. «Si padecen alguna enfermedad les aconsejamos que lo consulten previamente con su médico e, incluso, facilitamos información a dichos galenos para que determinen si el paciente puede seguir el plan o no», explica la directora de la empresa en España.

Los menores de edad únicamente pueden enrolarse por indicación médica y siempre con expreso consentimiento paterno. Por su parte, las embarazadas y las lactantes tienen a su disposición una variante del programa adaptada a las necesidades de estos periodos, aunque también deben consultar con su facultativo antes de someterse a ella.

Por otro lado, «los casos de obesidad mórbida muy grave, que suelen tener claros condicionantes genéticos, no son susceptibles de mejorar de forma ostensible con el método propuesto por Weightwatchers, puesto que requieren abordajes más agresivos, como la cirugía bariátrica», aclara el doctor Foz.

«No se admite a nadie que no tenga sobrepeso y la indicación de adelgazar, así como la cuantía de los kilos que deberían 'desaparecer', la tiene que haber planteado un médico previamente», concluye Ferguson.


¿Se trata de algo milagroso?

Rotundamente no. el programa Weightwatchers no revela nada que la medicina no conozca. No se recetan fármacos ni brebajes o preparados exóticos. Tampoco fomenta la 'pérdida de peso exprés'. Se insiste en que lo idóneo es perder entre medio y un par de kilos por semana y que llegar a la meta es una carrera de fondo, no un 'sprint'. Las pautas se pueden individualizar y se recalca que los milagros no existen, haciendo hincapié en la constancia, en el cambio de actitud y en la actividad física. Se hace un control semanal para asegurarse de que el método se sigue correctamente y para resolver dudas. Finalmente, el precio tampoco permite englobar el sistema dentro de las 'dietas milagro'. La matrícula son 12 euros (hay ofertas en las que ésta se suprime) y en cada reunión hay que abonar 8,5 euros. La primera cita es gratuita y en función de ella se decide si continuar. Las socias de oro (las que alcanzan el peso propuesto y se mantienen en él con un margen de dos kilos) no pagan y pueden acudir al grupo siempre que quieran.

Querer es poder; para perder peso también

ACTITUD

Lo primero que quizá se debería hacer antes de emprender un programa de adelgazamiento es plantearse cómo es cada uno y qué se quiere conseguir. El tipo de las modelos no es siempre la mejor opción para el resto de los mortales y obsesionarse con ello sólo trae problemas. Es necesario marcarse metas realistas y a corto plazo (en Weightwatchers van dando premios de tres en tres kilos perdidos, cuando se adelgaza el 10% del total...) e ir poniendo las bases para ir lográndolas poco a poco. No hay que dejarse esclavizar por el tiempo, puesto que adelgazar debe ser la muestra visible de que los hábitos de vida y las costumbres están cambiando y eso no se logra de hoy para mañana.

La importancia de sentirse igual que el resto

LA REUNIÓN

¿Por qué es tan importante el grupo? «Pues porque te encuentras con gente que está en tu misma situación [la monitora incluida] y hay más empatía», resume Eva Oliva. Estos encuentros suponen una oportunidad para que las socias encuentren un poco de tiempo para ellas mismas, adquieran información y conocimiento sobre alimentación y estilos de vida y resuelvan dudas que les pueden surgir a la hora de seguir el programa (recetas, valor de ciertos productos, qué hacer si no les gusta o no toleran un alimento y por cuál lo pueden sustituir...). Si han perdido peso, en la reunión les animan a continuar así. Si no, reciben orientación y apoyo para hacerlo mejor la próxima semana.


Ir de fiesta no supone ningún problema

CELEBRACIONES

Ahora es la Nochebuena, mañana la Navidad, pero más adelante serán el año Nuevo, los Reyes, los cumpleaños, las cenas de empresa, las bodas..., nuestra cultura celebra todos los eventos alrededor de una buena mesa y lo mejor es adaptarse a esta realidad si no se quiere ser el 'aguafiestas' que no puede comer esto o lo otro. Si se conoce la fecha del 'sarao' con antelación, se pueden ir ahorrando puntos durante los días previos incrementando el nivel de ejercicio y siendo más riguroso con la alimentación. Es aconsejable picar algo con pocos puntos antes del banquete para no darse un atracón, pedir raciones pequeñas y con las salsas aparte para servirse una cantidad moderada o, directamente, no hacerlo. Comer despacio y beber poco alcohol también ayuda.

Comer sano y sabroso no es tan difícil

LA ALIMENTACIÓN

No hay alimentos prohibidos ni se ha de pesar la comida (hay una noción bastante clara de lo que es una ración, aunque sobre eso se ofrece información en el programa). Se debe comer de todo, en cantidad moderada y repartirlo en cinco veces diarias (desayuno, media mañana, comida, merienda y cena) o, como mínimo, en tres. Saltarse una de ellas favorece la voracidad y suele dar al traste con la dieta sana. La fruta y la verdura deben comerse cinco veces al día, preferiblemente en una proporción de dos frutas+tres verduras, bien como guarnición, bien como plato único. Hay que beber mucha agua, optar por las variedades lácteas desnatadas y por las grasas vegetales insaturadas.


La planificación es clave para llenar la cesta

LA COMPRA

Se acabó el comprar aparte o adquirir productos especiales. Simplemente, hay que aprender a comer lo mismo que los demás, pero planificándolo mejor. Hay que poner especial interés en confeccionar la lista de la compra y tratar de ceñirse al máximo a lo que pongamos en ella. Es conveniente tener la nevera y la despensa bien provistas para hacer menús sanos y no abusar de precocinados y picoteos. La fruta y la verdura de temporada han de ocupar buena parte de la cesta y se debe ir al mercado con el estómago lleno para evitar caprichos. Se deben adquirir legumbres y reemplazar la carne roja por aves (pollo, pavo, el avestruz...). Debe limitarse el alcohol. Lo mejor es elegir vino.

Huir del sedentarismo multiplica el beneficio

ACTIVIDAD FÍSICA

El ejercicio no sólo reporta beneficios para la salud general. Además, es un buen sistema para ahorrar puntos y así poder permitirse una dieta más abundante sin que luego la báscula pase factura. No es necesario convertirse en un atleta profesional para lograr estas ventajas. Lo importante es encontrar una actividad que sea placentera y que se adapte a las circunstancias de cada uno. Así, cabe recordar que se puede practicar un deporte de gran intensidad, pero que montar en bici, pasear, usar las escaleras en lugar del ascensor, bailar, nadar..., también son buenas maneras de mantenerse en forma. Lo esencial es ser constante y, si se logra involucrar a alguien más, mucho mejor.






Mas inforamción:  Weightwatchers




Fuente: www.elmundo.es

http://www.wikio.es

0 comment(s) to... “La dieta Weightwatchers”

Gente en linea